Home

P1080345

Oculto entre algunos matorrales de primaveras, frente a la estructura de un coliseo construido al boxeo, actualmente abandonado y ocupado por personas sin casa, un monumento en mármol de diez metros se erige culminado por la figura de una mujer de cuatro metros, con una bandera que ondea altanera sostenida por los vientos del norte en su mano derecha y en la izquierda una rama de olivo símbolo de Atenea, la fertilidad, y la victoria. El monumento está ahí desde 1931, época en la que Marco Tobón Mejía lo ideó y esculpió en París, con los preceptos del neoclasicismo tan característico por su alusión a valores y tradiciones que desbordan en esta obra.

basa

En el primer nivel, sobre un metro de basa, aparece de frente un cuadro de relieves incrustados con la naturaleza del entorno, tres mujeres, dos hombres y un niño. La primera de las mujeres de izquierda a derecha representa la mujer indigena, es la única que tiene adornado el cuello con elementos endémicos y flores en su cabello, sostiene con su mano izquierda un plano de frutas cual ofrendas y en la otra mano una rama de olivo. A su lado, una madre sola con la mano derecha resguarda la infancia en desarrollo, la descendencia, lo único que garantiza la supervivencia. La defiende con la espada que lleva pegada en el pecho, apoyada en una corona de olivos, justo en su corazón, para dar la vida o quitarla si es necesario. Esta mujer madre mira de frente a otra que sobre un lecho de hojas, es la representación clásica de las artes, portadora de la corona de olivos, dueña de la lira musical y los pergaminos de las letras.

Detrás de ella, un hombre porta en su mano derecha el conocimiento como libro, un compás cerrado y la luz de la razón que todo lo domina desde la antorcha, rompiendo la oscuridad de la ignorancia. Sobresale a él otro hombre con una cinta en su cabeza cargando la musa de la poesía, un pequeño maso que identifica la escultura y en su otra mano en la que se palpan las venas, una paleta con tres pinceles, una rama de olivo y más atrás de él, el tronco del árbol de donde se desprenden estas. Este tipo de relieves son un modo de representación en el que como lo pensaba Hegel “la escultura da un paso significativo hacia la pintura” asumiendo los principios del orden, el equilibrio y el propósito ético-moralizante.  En medio de las miradas de las dos mujeres, en el pedestal de la columna, una rama de olivo descansa junto a otra de roble, símbolo de fortaleza física y moral. Tres metros más arriba, en el segundo nivel, de frente está el escudo de Colombia, mientras a los lados hay dos bajos relieves con las palabras Paz y Trabajo.

P1080338

En el primero, sobre un mar que se mueve con un barco a vapor que lo cruza, una mujer de rama en pelo, sostiene una paloma que lleva un olivo en su pico como el que volviera donde Noe después de sus viajes por la tierra inundada. En el segundo bajo relieve, un hombre sobre las aguas horizontales del río se apoya en un ancla fuerte como el trabajo, mientras al fondo el viento mueve las veletas de un ferry que cruza. En el ultimo nivel, de rasgos predominantes, la mujer del gorro frigio símbolo de la libertad que lleva la bandera mirando al río, da un paso adelante entre delgadas telas que parecen disolverse en su incorruptible piel de mármol. Custodia la ciudad dándole la espalda, guardiana y protectora cual faro de Alejandría de una ciudad que ha sido nombrada desde su apertura al mundo, como la puerta de oro de Colombia.

P1080326

Pocos símbolos tienen tanta repercusión como la bandera que eterniza el concepto de orgullo patrio y furor nacional. Ya sea por un triunfo deportivo o en alguna conmemoración festiva, la bandera es la representación de las personas que se agrupan bajo un nombre, bien sea de un país, un club o una barra de fútbol. Este monumento aparentemente quieto ve llegar las ilusiones de nuevas generaciones a la par que contempla los futuros sin rumbo de las personas que viven en el coliseo frente a él, próximos a desalojar y demoler en un llamado, “plan de recuperación”, de algo que la misma institución creó.

Algunas personas pasan y le escriben sus nombres con aerosol o marcador, re afirman quienes son en un espacio sin dueño al que le fue arrancado su placa conmemorativa en una de esas noches olvidadas del bullicio urbano. El monumento está ahí, dialogando con nadie a través de las imágenes como representación esculpida, la cotidianidad las ha hecho parte del imaginario colectivo de la ciudad en el día a día, es la melodía de una canción que se conoce pero no se canta, desapercibido como la silla de la casa o el libro en el estante que no se lee.  El monumento está ahí, a veces recordado en alguna fecha pero solo, iluminando la idea de un progreso que se llevo otros momentos y junto al que la ciudad pasa de largo sin tiempo.

Luis Felipe Vélez

Barranquilla, Septiembre 2014

Anuncios

4 pensamientos en “Patria y olvido, El Monumento a la bandera en Barranquilla de Marco Tobón Mejía

  1. Ya Alfredo de la Espriella contó como la idea original era que el Monumento estuviera en la parte alta de una Parque que sirviera de bienvenida a quienes llegaban al aerodromo de Venadillo, y que el parque encauzara la parte final del Arroyo. Por eso es que el Monumento mira hacia el Coliseo, y no a la calle, perdiendo parte de su encanto; Idea que se abandono, y se comenzo a lotear el Parque.

  2. Hola sr. Samuel, gracias por escribir. Precisamente ese sentido del monumento es lo que reafirma su valor, no puede mirar a la ciudad porque la está cuidando, eso crea una distancia entre las personas y la obra, la cuestión es integrar de una manera efectiva el monumento al tránsito de la ciudad, por ejemplo una glorieta que condujera las personas al rededor de ella, pero eso como se sabe no se va a desarrollar, además tal vez sería innecesario a estas alturas. Se supone que van a tumbar el coliseo y “recuperar” la zona, solucionando un problema arquitectónico y alimentando uno social, ojalá se pueda brindar una solución también para ello. Esperemos que todo resulte bien para la ciudad, por que se lo merece. Siempre bienvenidas sus palabras. Que tenga una buena semana.

  3. Hola señor Luis! Ante todo, quiero que sepa que admiro mucho su artículo! por otra parte, me gustaría ver la obra en persona y quería preguntarle cual es la dirección para llegar a ella 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s